Comunicado de prensa 045/2003

El Estado mexicano, en la contradicción por su laicidad y la ausencia de políticas públicas en materia de religión

Fue presentado el informe final del proyecto "El papel de la religión en México"

Zinacantepec, Estado de México, 2 de septiembre de 2003.

El Estado mexicano carece de políticas específicas en materia religiosa, a pesar de que su carácter laico lo coloca en el centro de las relaciones entre las Iglesias y el individuo y de la cultura nacional y la nación misma. En tanto, la pluralidad y diversidad religiosas, así como una participación creciente de los creyentes de los distintos credos en los programas oficiales, dan un signo distintivo al país en el inicio del siglo XXI.

Éstas fueron algunas de las conclusiones que se expusieron durante la presentación del informe final del proyecto "El papel de la religión en México", que fue patrocinado por The Park Ridge Center for Health, Faith, and Ethics y Católicas por el Derecho a Decidir, tuvo como sede a El Colegio Mexiquense, A. C., y fue coordinado por Roberto Blancarte Pimentel, asesor de esta institución e investigador de El Colegio de México.

Rubén Ruiz Guerra, secretario técnico del Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanos de la UNAM, destacó la importancia que la religión ha tenido en los seres humanos educados en el pensamiento occidental moderno, tanto en la esfera personal como en la construcción de las instituciones y de las cosmovisiones que se ponen en juego en la convivencia colectiva.

Los supuestos de hace años sobre que la religión se circunscribía al ámbito de lo privado y estaba por desaparecer, cuando en realidad el sentimiento, la institucionalidad y el activismo social religiosos tiene un papel muy importante, como es el caso de México, donde la religión ha reaparecido también en la vida pública, establecen una situación marcada por las paradojas, que en el informe se subraya cuando se intenta una radiografía religiosa de México, aseguró.

Por su parte, Rodolfo Casillas Ramírez, profesor investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), sede México, destacó que en el informe hay una apuesta abierta a favor de la laicidad y la expectativa social que se ha venido construyendo en los últimos años, ante la creciente y variada participación de creyentes en distintas formas organizativas, de que esas expresiones sociales coadyuven a la construcción de una vida mejor.

Se refirió a la importancia de que el Programa Interdisciplinario de Estudios sobre las Religiones (PIER) de El Colegio Mexiquense, A. C., continúe su trabajo; y advirtió que el Estado mexicano carece de una política religiosa, de una estructura gubernamental al nivel federal para instrumentarla y de cuadros preparados para llevarla a cabo.

Sobre el actual gobierno surgen preguntas en lo referente a su gran interés por tener una relación cordial con los líderes religiosos, sobre todo con los jerarcas católicos, y su preocupación por reglamentar la ley respectiva para justificar que los altos funcionarios hagan vida de creyentes con su investidura, lo cual señala el pragmatismo de su posición.

Por su parte, el coordinador del proyecto de investigación, Roberto Blancarte Pimentel, insistió en la complejidad de la relación de lo religioso y lo secular en México, agradeció la confianza de las instituciones financiadoras del trabajo y reiteró que el Estado mexicano tiene un papel central en las relaciones entre Iglesias e individuo y cultura nacional y nación, situación que da la clave de lo que es la religión en México.

En el primer caso se plantea el problema de las libertades y en el segundo el de las identidades, dijo, y añadió que en México se viven procesos simultáneos de cambio y de inercias, que se confunden porque el "gobierno del cambio" está inmerso precisamente en un Estado de inercias y lo que se presenta como novedoso en realidad viene de años atrás, mientras lo que se considera anclado en el pasado está sufriendo cambios, todo lo cual explica lo difícil que es entender el papel que cumple la religión en México.

En sus intervenciones, Larry O'Connel y Frances Kissling, a nombre de The Park Ridge Center y del proyecto internacional "La religión cuenta" -del que forma parte el trabajo sobre México- explicaron el sentido y alcance de aquella institución y de Católicas por el Derecho a Decidir, y se congratularon por el informe presentado; el presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Carlos Quintana Roldán, anunció que el PIER seguirá recibiendo el apoyo institucional, y la moderadora de la presentación, Guadalupe Cruz, consideró que el documento clarifica y arroja luz sobre el papel que juega la religión en México.