Comunicado de prensa 006/2004

El conservadurismo influye de manera amenazante en los derechos sexuales y reproductivos

Zinacantepec, Estado de México, 25 de febrero de 2004.

El conservadurismo mantiene una influencia significativa en contra del avance de los derechos sexuales y reproductivos, pues el aborto sigue estando en los códigos penales y quienes toman decisiones y la misma opinión pública toman en cuenta lo que piensa la Iglesia católica como un referente obligado, afirmó la coordinadora del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre la Mujer de El Colegio de México, Adriana Ortiz Ortega.

En una conferencia dedicada a analizar esa influencia conservadora en México, la investigadora señaló que la discusión sobre la píldora del día después -que no es un abortivo, como ha sido demostrado científicamente, recordó- se pospuso diez años antes de que el producto saliera a la venta.

Como parte del ciclo de conferencias de inicio de cursos de la segunda promoción del Doctorado en Ciencias Sociales ofrecido por El Colegio Mexiquense, A. C., Ortiz Ortega analizó la polémica que se generó desde principios del año con las modificaciones a la norma oficial mexicana relativas a la introducción de la píldora del día después y el condón femenino como dos métodos anticonceptivos autorizados.

Se ha sostenido una polémica muy fuerte con la Iglesia católica en la que han intervenido distintos personajes, pero lo que llama la atención es que esté tendiendo lugar dicha discusión, pues hace desde hace diez años se planteó la modificación de la norma oficial. Este aplazamiento hace pensar que la influencia conservadora existe, debido a que la discusión tardó diez años en cristalizarse de manera pública, advirtió.

La píldora del día después es un anticonceptivo, como científicamente se ha demostrado, y no un abortivo, ya que endurece la capa del endometrio para impedir la implantación del óvulo, y con ello la fecundación. Por lo mismo, es diferente a la píldora RU 486, expresó.

Ortiz Ortega expuso que con este argumento científico la directora del Programa de Salud Reproductiva y Equidad de Género, Patricia Uribe, ha estado realizando distintas declaraciones y ha recibido el apoyo de la Secretaría de Salud. Por primera vez en México se ha zanjado, a través de argumentos científicos, una polémica que tiene un carácter fundamentalmente ideológico, consideró.

La investigadora aseguró que el silencio social que recubre los temas de sexualidad empieza a resquebrajarse, y dio a conocer que el uso de la anticoncepción de emergencia previno 50 mil abortos en el año 2001 y redujo en 43 por ciento el número de embarazos interrumpidos de 1994 a 2000, en los países en donde estaba ya autorizado su uso. Con base en ello, reiteró que la píldora del día después se propone incluso como un método de prevención del aborto.

Cuestionó los supuestos argumentos esgrimidos por la Iglesia católica y las condenas de sus jerarcas a las mujeres, cuya vulnerabilidad aumenta por estos factores ideológicos colocándolas en calidad de pecadoras y aumentando los riesgos que conlleva la práctica del aborto en condiciones de insalubridad.

Así mismo, se concentró en este tema, en relación con el cual el Estado mexicano ha mantenido una actitud ambivalente debido a sus raíces liberales y para evitar friccionarse con la Iglesia. En este sentido, consideró que la legislación penal mexicana ha ido agregando extenuantes en relación con el aborto, y el país está en un lugar intermedio entre las naciones de América Latina al considerar esta práctica, de cuyo castigo se exime a quienes han sido violadas o cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer o el feto tiene malformaciones.

Las modificaciones más significativas y recientes a un código penal son las que impulsó Rosario Robles durante su gestión como jefa de gobierno de la capital del país, expresó, y aunque dio datos alentadores sobre el avance de los derechos sexuales y reproductivos, previno sobre la influencia negativa que tiene el conservadurismo con el discurso amenazante que manejan sus representantes.

Acompañaron a la doctora Ortiz Ortega el presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Carlos Quintana Roldán, y la coordinadora del Doctorado en Ciencias Sociales, Alicia Civera Cerecedo.