Comunicado de prensa 013/2007

Oportunidades para campesinos y productores mexicanos, agrupados en organizaciones, través de Comercio Justo, A. C.

Zinacantepec, Estado de México, 8 de junio de 2007.

comunicaco2013-2007

El licenciado Carlos Chávez Becker durante su participación en el Seminario Permanente de Estudios sobre Organizaciones Civiles.

Hacia 1990, se constituyó legalmente en México el grupo Comercio Justo, A. C., como una iniciativa de organizaciones de pequeños productores mexicanos y organizaciones de la sociedad civil. Actualmente, este grupo reúne a 25 organizaciones sociales y civiles, de las cuales 16 son de productores de café, miel, granos y otros productos que representan a más de 126 mil familias organizadas; asimismo, participan nueve organizaciones y redes de la sociedad civil que significan más de 400 organismos civiles en el país.

Invitado por Programa Interdisciplinario de Estudios sobre el Tercer Sector, de El Colegio Mexiquense, A. C., el licenciado Carlos Chávez Becker señaló que México fue el primer país en desarrollo en establecer una relación orgánica con un país desarrollado, a través de UCIRI, que es una organización indígena que estableció un acuerdo con el Grupo Ecuménico Solidaridad y además, fue el primero en incorporar un sello de Comercio Justo, lo cual lo sitúa como productor y mercado. Entre las ventajas que favorecen a las organizaciones agrupadas en Comercio Justo destaca el hecho de éstas venden sus productos en Europa, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia y Japón, y una parte de la producción se comercializa en México.

Con el sello de Comercio Justo, México participa en la Fairtrade Labelling Organizations International en la categoría de socio comercial y se tiene previsto que este año se completen las negociaciones para obtener el vigésimo sello avalado por este organismo internacional. Entre las organizaciones que participan en el Comercio Justo en México, se encuentran Uciri, Agromercados, Unión de Ejidos y Comunidades productores de café y productores orgánicos de café del sureste mexicano, entre otros.

Como parte de las actividades del Seminario Permanente de Estudios sobre Organizaciones Civiles, Chávez Becker presentó la conferencia "El comercio justo en México: nuevas oportunidades para el desarrollo local", y apuntó que este concepto surgió por iniciativa de activistas europeos, preocupados por modificar los términos de intercambio entre el norte industrializado y el sur en vías de desarrollo, bajo la premisa de beneficiar a los productores mediante la reducción de la intermediación y la creación de vínculos directos con los consumidores.

Así mismo, explicó que aunque el comercio ha sido el motor de la expansión de la economía mundial en las dos últimas décadas, los beneficios entre las personas y grupos participantes son extremadamente desiguales, pues la globalización ha tenido impactos negativos, principalmente para los productores agropecuarios del Sudeste asiático, América Latina y prácticamente todo el continente africano.

En estas regiones, los pequeños productores enfrentan la carencia de apoyo técnico, la falta de infraestructura o de medios de transporte, así como de líneas de crédito o comercialización que les impiden competir con las empresas agrícolas trasnacionales. En los países en vías de desarrollo, añadió el colaborador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre el Tercer Sector, los gobiernos han mantenido la tendencia de reducir la inversión pública en el sector en aras de la competitividad, lo que desafortunadamente se refleja en el deterioro de la vida rural.

Ante este panorama, en Europa surgió la idea del comercio justo, entendido como una manera innovadora de abordar la justicia social a nivel global, fue entonces que se crearon grupos colectivos para desarrollar innovadoras formas de acercamiento entre las regiones, los grupos y los individuos del norte y del sur, como la organización internacional no gubernamental Fairtrade Labelling Organizations Internacional, mejor conocida como FLO, la cual desde 1997 se ha convertido en una especie de coordinación supranacional de organizaciones locales en búsqueda de enlaces entre consumidores de distintos países del viejo continente con productores primarios de países en desarrollo, principalmente de América Latina.

A modo de conclusión, el licenciado Chávez Becker consideró que el esfuerzo internacional de Comercio Justo ha tenido un impacto significativo en México, ya que ha motivado la creación de organizaciones locales en los diversos ámbitos y niveles de la FLO, lo que sitúa a nuestro país en una posición privilegiada dado que conviven grupos de activistas y grupos de campesinos productores beneficiarios. Pese a que el comercio justo en México actualmente no representa más que una pequeña porción del comercio convencional, constituye una iniciativa prometedora para la solución de rezagos y problemas históricos del sector, puntualizó.

Por su parte, el doctor Alejandro Natal Martínez González, coordinador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre el Tercer Sector, de El Colegio Mexiquense, A. C., anunció que la próxima sesión del Seminario Permanente de Estudios sobre Organizaciones Civiles, se llevará a cabo a las 13:00 horas del jueves 14 de junio, fecha en la que participará el doctor Jorge Cadena Roa, investigador del Centro de Investigaciones en Ciencias y Humanidades de la UNAM, con el trabajo "Movimientos sociales en México".