Comunicado de prensa 007/2008

LOS TOLTECAS, CULTURA DE GRAN INFLUENCIA EN EL MUNDO PREHISPÁNICO

Inició en El Colegio Mexiquense A. C., el Ciclo de Conferencias 2008 sobre "Arqueología y etnohistoria Mesoamericana".

Zinacantepec, Estado de México, 28 de febrero de 2008.

La cultura tolteca ejerció una gran influencia en el mundo prehispánico; aunque Tula no tuvo la grandiosidad de ciudades como Teotihuacan, su legado fue retomado por pueblos como los tenochcas, que se consideraban a sí mismos descendientes de esta civilización cuyas raíces se ubican probablemente en grupos procedentes del norte de Mesoamérica.

La zona arqueológica de Tula -ubicada en el actual estado de Hidalgo- constituye el referente más inmediato de esta civilización, pues en sus edificios y complejos es posible observar elementos arquitectónicos y escultóricos novedosos que tuvieron una fuerte influencia en los pueblos del altiplano, así como en los que se ubicaban en el actual Golfo de México.

Al hablar sobre la historia tolteca, el doctor Xavier Noguez, investigador y profesor de El Colegio Mexiquense, A. C. expuso ante una nutrida audiencia reunida en el Aula Mayor de esta institución, que las fuentes etnohistóricas indican que este grupo llegó al centro de México procedente de la región noroccidental del país y de la región que los especialistas han denominado Áridamerica, y que terminó mezclándose con los asentamientos locales para dar paso a los asentamientos identificados como tolteca-chichimecas.

Un problema no resuelto es el tipo de expansión que tuvieron los toltecas en la región del altiplano, pero se infiere que Tollan –la actual Tula- significa "el lugar de la abundancia de los tules" y ocupó un lugar predominante debido a que fue la capital de esta cultura. En el sitio donde se ubicó esta antigua ciudad se han realizado diversos intentos de recuperación de espacios, y se ha observado que las esculturas que hoy conocemos como "atlantes" tienen grabados alusivos no sólo a la guerra, sino que también tienen significados religiosos.

Durante esta charla, con la que se inauguró el Ciclo de Conferencias 2008 sobre "Arqueología y etnohistoria Mesoamericana", el doctor Noguez indicó que de esta civilización surgió el mito de Quetzalcóatl, la serpiente emplumada que tuvo un peso determinante en los pueblos mesoamericanos, principalmente entre los mexicas.

Quetzalcóatl vincula dos espacios diferentes: el mundo superior representado por el quetzal, mientras que la serpiente significa la fertilidad terrestre. En el mundo prehispánico esta deidad recibió otros nombres como Ce Ácatl, Topiltzin y Nácxitl. Cuando los españoles llegaron a México, pueblos como los mexicas pensaron que se cumplía el anunciado retorno del dios a Mesoamérica.

Otro elemento notable de Tula son las salas hipóstilas, en donde se recurrió al uso de columnas, y cuya influencia puede notarse en otras ciudades prehispánicas como Chichen Itzá, específicamente en el Templo de los Guerreros o en el Templo de las Mil Columnas.

El historiador refirió que los toltecas comenzaron a utilizar la turquesa, piedra que no se encuentra en el centro de México y que fue necesario traer de regiones distantes del norte del país. Podemos observar que la turquesa fue muy utilizada por los pueblos prehispánicos, y prueba de ello son las hermosas máscaras que se conservan en algunos museos y que muestran la calidad que se alcanzó en el uso de este material.

El Ciclo de Conferencias 2008 sobre "Arqueología y etnohistoria Mesoamericana" continuará el próximo 27 de marzo, con la participación de la doctora María Castañeda de la Paz, investigadora del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien a partir de las 12:30 horas en el Aula Mayor de El Colegio Mexiquense, A. C., explorará el tema de "La peregrinación azteca-mexica, una historia con diferentes versiones".